jueves, 4 de enero de 2007

Sexus rosa

La rosa amarilla (o sexus rosa) es un ejemplar raro tembloroso.

La rosa amarilla está harta de floristas, poetas, jardineros, y profesores de latín, que declinan su nombre hasta la saciedad.

"Me declaro indeclinable", dijo una un día, tajante... Porque la rosa amarilla tenía ansias de persoificación.

Es amarilla porque en su alumbramiento recibió más luz de la adecuada, y ese exceso de luminosidad le dio su peculiar cromatismo.

La rosa amarilla es la rosa del sexo, según los expertos en botánica, la preferida siempre por los amantes. No obstante, vive bajo la amenaza constante de ser sometida al pecado capital. Es una rosa delicada y huidiza y se estremece con gran facilidad. Es una rosa que por su sensibilidad extrema teme siempre ser herida o decapitada, y necesita revestir su fino tallo de una corteza de espinas, para defenderse de enemigos indeseados.

Sin embargo, y todos lo saben, muchas veces las espinas no logran su cometido y la sexus rosa es salvajemente decapitada por jardineros y floristas sin escrúpulos, para gran deleite de los futuros amantes.

16 comentarios:

Pequeña Mara dijo...

Jooo cerdi qué bonita la rosa! ¡M encantan cómo te quedan! Se t ha ido la pinza muxo ehh?? Sobre todo en lo d "M declaro indeclinable" JAJAJAJA! Muy bueno el post. Aunk
a mí las rosas blancas m gustan muxo más. Un besito!

soñadora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
smilysmiles dijo...

qué delicado :D
a mí las rosas me gustan amarillas y rosas...y las blancas son tan delicadas...

un beso!

somiatruites dijo...

...yo prefiero las rosas rojas.....pero es que te explicas tan bien, es que cuentas tan bien las cosas que me veo cayendo en la tentación de ser una futura verdugo de tan linda flor :P

Hada Gris dijo...

Ju, Penquilla, un post genial.
Haces maravillas de la lengua.

Un post genial.

P.D: Ya que estás de dibujanta... a ver si te pones con varios diseños camisetiles que tenemos pendientes.

Carmen Griss dijo...

Hay muchos seres que tienen espinas para evitar tener miedo, no solo las rosas amarillas.

Hangelus GirL dijo...

Puede que me equivoque, pero creo que la rosa amarilla en concreto es la que represeanta a los amantes imbuidos del sentimiento de posesión y los celos. Mientras que la rosa roja representa el amor idealizado. Me quedo con la pasión de los sentimientos y los sentidos.

dable dijo...

Podría ser clara metáfora del momento de cualquier vida. Interesante la estructura poética. Gracias por compartirlo.

Nigromante dijo...

Si a mi abuela le regalas una rosa amarilla, se muere de susto. Dice que trae una mala suerte infinita...

Alnitak dijo...

jo!!! pero yo no puedo evitarlo, es que es la única rosa que me gusta, porque el rosa de por sí y yo no nos llevamos bien...
Me parece que voy a tener que esconderme por si se considera ilegal su explotación...

chicasurf dijo...

A mi me gustan azules. respecto al post de los 5 secretos comparto 2: el de la mmúsica (tienes que venir a Oviedo ya, lo disfrutarías) y el que se refiere a cosas que has dejado de hacer o decir por timidez. El hacer el tonto, payaso, o en tu caso la penca no es mas que un intento de vencer la timidez. Hace poco lo comentaba con una amiga que por lo visto también es muy tímida, cosa de la que no me había dado cuenta, que los tímidos, para no parecerlo y que la gente los mire por ello, o les haga bromas en ese sentido hablan continuamente.Meca vaya rollo que solté, jeje. Estoy de vuelta, feliz 2007, nos vemos pronto vale?
MUAKSSS GUSIII

estrella fugaz dijo...

siempre han sido las rosas amarillas mis favoritas!!!
(y los tulipanes negros, jejeje)

Ripley dijo...

Si tuviera que escoger una rosa, sin dudarlo sería la amarilla pero a mi la flor que más me gusta es la margarita, por su sencillez. un beso

evita duncan dijo...

qué bonito post nena!!! ya estoy de vuelta!!! bieeeen! a ver si nos vemos el finde. mua

prigkinissa dijo...

Pues yo creía uq las rosas amarillas eran las de la amistad...
Me ha encantado el post!

Un saludo.

todoslossecretos dijo...

No entiendo por qué le tienes tanta manía a la declinación, si es uno de los placeres de la vida. No me digas a estas alturas que somos filólogas opuestas. Besos