viernes, 13 de julio de 2007

De dromedarios monojorobados

Cuéntase la historia de un dromedario (Camelus dromedarius), de nombre Jorobías, que vivía en uno de esos lugares donde la arena arde y se expande. Jorobías era un dromedario nómada, que había conocido mil tierras distintas y pasado por mil dueños distintos, como en una novela picaresca.

El buen Jorobías siempre tuvo un gran sueño de juventud: tener dos jorobas. A Jorobías no le gustaba su joroba única y abultada, aquel Kilimanjaro de sebo tan poco atrayente. Cuando paraba a descansar en las áreas de servicio que hoy conocemos como oasis, Jorobías miraba con envidia a los gallardos camellos (Camelus bactrianus), esos tan bien esculpidos, con esas jorobas tan simétricas, tan armónicas y onduladas, los camellos en sentido estricto de la palabra. Entonces sus kilométricas pestañas se empañaban, y gruesas lágrimas de rimmel se escapan de sus bellos ojos sin que él pudiera controlarlo. Y es que Jorobías, a pesar de la dureza de su vida cotidiana, era un alma sensible.

Jorobías vivió siempre con esa aspiración frustrada. Pasados los años (rondaba ya los 55, en años camélidos), y tras haber recorrido muchos caminos, se despertó muy sediento una mañana al ver aparecer el sol por detrás de las hileras de jorobas y dunas. Y cuando se acercó a beber agua del oasis cercano (porque los camellos a veces beben), vio su imagen reflejada muy nítida en las aguas, y sintió que algo cambiaba en su interior. Observó atentamente su joroba y pensó que no era tan fea, que bien mirada era hasta bonita, y conforme la miraba más y más, se dio cuenta de que estaba bien como era. Para qué quería ser un camello bijorobado, con lo pesados que son, con lo que sudan...Pensó que de nada valía desear tener dos jorobas, de nada valía querer ser como no era; nunca lo conseguiría. Podía mejorar cosas de su persona (de su dromedario), pero nunca podría ser otra cosa, y estaba bien como estaba. Decidió que no lloraría más por no poder tener dos jorobas. Así que se dio la vuelta y miró al sol que ya se elevaba sobre la arena ardiente, y sonrió...

Monomio fantástico, a cargo de Ramona Igueira... Y bestial personificación de principio a fin.

21 comentarios:

chicasurf dijo...

A ver cuando hay parada en Asturias!! Ya sabes que tienes casa ;)
besitos gusiii

drifterina dijo...

...grande!
(me ha gustado mucho!)
je
un besín

Prigkinissa dijo...

Guauuuu! cOn moraleja y todo: hay que saber mirarse al espejo, apreciarse y acpetarse como uno es.
Y una más de tus historias de estilo penco que tanto me gustan.
beS.O.S.

plateritu dijo...

¿A que no sabes quien soy? jejeje...Pos, a pesar de haber estado en la plaza hoy (nada que ver con lo del año pasado. Nos han puesto alejados de las peñas y, aunque se pasa bien, no es lo mismo...), llevo un rato en casa y mabia puesto tristón pensando un poco en "mi joroba". Leer tu relato me ha vuelto a devolver la sonrisa. Acertado y concluyente. Te felicito.
Besos y gracias.

PD: algún fallo en las comas, eh! Pero bueno, de vez en cuando se puede perdonar :-p

Pequeña Mara dijo...

Bah penca, demasiado optimista...Seguro q el jodido dromedario estaría amargadísimo JAJAJA! Desde q estás en Málaga ves mucho los dibujos matutinos y así t pasa...Un besito!

Juana Banana dijo...

que buena moraleja, si pudieramos aprender un poco de Jorobías eh?
me ha encantao, Penca!
es para mi un gusto siempre, venir a leerte.
unos abrazos siderales y buen findesemana.

La Penca dijo...

Chicasurf: Je, je, je...¡Gracias!¡Y no me lo digas dos veces! Me encantaría usbir por allí, porque Oviedo me gustó mucho...Yo por mí iría, pero a ver, a ver. Tengo que encontrar un momento, y este verano/otoño va a estar complicado ;)
Un beso.

Drifterina: Je, je, je...¡Gracias! No sé qué fue del original aquel que escribí el día del "club literario". Have disappear! Así que he escrito uno nuevo aunque parecido, y sólo monomio, no binomio fantástico ;)
Besos.

La Penca dijo...

Prigkinissa: Sí, sí, saber mirarse al espejo...Es muy importante. Je, je, je. He vuelto al estili penco, ya ves (en realidad es mi estilo de siempre, sólo que a veecs me gusta cambiar).

Plateritu: ¡Ala, habéis estado en los toros! Y yo aquí aburrida...¡Qué envidia! Con lo bien que nos lo pasamos el año pasado, lanzándonos kalimotxo y cabezas de langostino por los aires...¡Y pelo en vaso! (Menudo recibimiento para una recién llegada). Je, je, je.
Respecto a lo de la joroba...Yo también tengo una y no me gusta. Supongo que a muchos nos pasa. Pero habrá que hacer como el dromedario e intentar ver las otras cosas buenas que hay en nosotros, y pasar de los que no nos gusta o nos acompleja. Aunque es difícil, y yo todavía no lo consigo. Y oye, encantada de verte por aquí. Espero que sigas comentando ;)

Pequeña Mara: ¡Ja, ja, ja! Ya, demasiado optimista...Sobre todo para nosotras, las cínicas y pesimistas (a ratos). Un besito, y a ver si hablamos.

Juana Banana: ¡Gracias! Yo creo que todos deberíamos aprender de Jorobías, sí. Un placer tenerte por aquí...Besos y abrazos siderales ;)

Ripley dijo...

Siempre queremos lo que no tenemos sin darnos cuenta de que muchas veces lo que tenemos supera con creces a lo que queremos, en resumen,que tenemos que querernos más. muy bonito. un besazo

Bohemia dijo...

Aceptarse y quererse tal cual uno es...

Besos

PAU dijo...

Ais! Pero que bien escribe mi penca favorita! Solo una pequeña corrección: como bióloga que soy te tengo q decir que cuando escribes un nombre científico en latín, el nombre del género (el primero) siempre va en mayúscula y el de la especie (el segundo) siempre en minúscula, y todo en cursiva como mu bien has hecho. Por lo demás ya me gustaría a mi escribir tan bien como lo haces tu.
Q pena no haber estado contigo este año en sanfermin!
Sabes? Ya he vuelto!! Ya te contare mis historias porq cuando baje a Málaga te llamaré! Basazooooooooooo

La Penca dijo...

Ripley: Desde luego, tenemos que querernos más...No nos damos cuenta de las cosas buenas que tenemos, y sí de las que no tenemos. Un beso.

Bohemia: Exacto, eso es lo que hay que hacer ;)

Pau: ¡Hey, qué sorpresa! Me hace una ilusión tener comentarios vuestros (los miembros de la quadrilla)... ¡Mucho más que del resto de la gente! Gracias por compartir esa información de bióloga. Je, je, je. No tenía ni idea, pero ya lo sé para otra vez. Pues eso...Que a ver si hablamos un día por el msn y me cuentas con más detalle qué tal por esas tierras...

Montse dijo...

Sincera y tierna historia, todos somos un poco joromias...
Un beso, disfruta detus días y viajes :-D.

Mármara dijo...

Enhorabuena por tu Erasmus. No sabes la envidia que me dais, quienes tenéis la posibilidad de coger la maleta e iros por el mundo a estudiar lo que os gusta.
Lo que yo hubiera dado, a tu edad (soy cincuentera de pro), por haber ido a estudiar cuarto de carrera a Italia.
Disfrútalo mucho.

Phoebe dijo...

Pos como parece que esta de moda, que l@s chic@s del norte lean este blog, yo también me he metido je!! (hasta ahora desconocía su existencia) Muy chulo el cuento, pero digo yo: si al dromedario no le gusta una joroba, pa que quiere dos?? Es como si no te gustan los guisantes y en vez de un plato te comes dos!!! Jaja, es broma!! Me ha gustado mucho, de hecho mi proximo nick en el MSN será: No llores por no tener dos jorobas. (espero Penca que no tenga que pagarte derechos de autor por esta apropiación jeje!!)
Un besazo de la de la entonación ascendente, altisonante o no sé como es!!! Espero que me lo expliques algún dia je, y perdon por las comas, acentos, abreviaturas, exclamaciones y demás faltas ortográficas que una filóloga como tu no puede soportar je!!!
1BESAZOOOOOOOO

La Penca dijo...

Montse: Ya, todos somos un poco Jorobías, y deberíamos aprender de él ;)

Mármara: Ya, la verdad es que tenemos mucha suerte...Y yo tengo ganas de irme ya de Eramus, a pesar de que al principio no estaba muy convencida...

Phoebe: ¡Qué sorpresa! Tienes razón, lo de querer tener dos jorobas no tiene mucho sentido, ahora que lo dices...Je, je, je. Lo que pasa es que yo creo que era necesario para sacar la moraleja y eso... Que vuelve a comentar cuando quieras...¡Que me hace mucha ilusión recibir comentarios vuestros!
Un beso.

BELMAR dijo...




"Una pesada neblina comienza a enturbiar la luminosidad de la mañana. Los dioses empiezan a perder su lozanía y una vejez prematura y dolorosa asoma a sus semblantes. Marchitan y palidecen; pierden el vigor, y los atributos de su fuerza y poder caen de sus manos. En las ramas, las manzanas divinas empiezan a perder su frescura y pronto han de caer como las hojas."

(De "El Anillo del Nibelungo", Richard Wagner)


BELMAR

Carmen Griss dijo...

Oh, que fábula mas chula... lástima que no se diera cuenta hasta los 55 años...

Hada Gris dijo...

Te amo. Lo sabías ya?

Jo... me ha encantado.
Amo a Jorobías

suavebrisa2006 dijo...

Despues de haber visto el documental sobre bulimia y anorexia anoche en tv española, esto es un reflejo vivo de la propia aceptación .
Me encantó este relato porque además de la aceptación está el encontrarle el lado bueno y positivo a lo que uno es y tiene.
En fin, que me ha gustado mucho!!

Allegra dijo...

Pensaba decirte que me ha encantado, pero ya lo han puesto. Iba a poner: "con moraleja y todo" pero también lo han dicho ya.
Han escrito que lo importante es quererse y aceptarse; así que, como soy tan poco original, no sé qué decir (y en el fondo ya lo he dicho). Besitos!