jueves, 2 de agosto de 2007

Los veranos

A mí me encantaban los veranos cuando era chica. Me encantaban las tardes en la piscina, los frigopiés rosas, el tiempo de chicle. Me encantaba jugar a Super Mario Bross con mi hermano, con esa videoconsola antediluviana que teníamos, y devorar los libros de Roal Dahl - El superzorrro, Matilda y La maravillosa medicina de Jorge (más todos los que pillaba de Los Cinco...En los que yo siempre quería ser Jorge, o Tim en su defecto, y claro, así he salido).

Ahora los veranos son un poco sin más, como sabiamente diría una que yo conozco. No son malos, son simplemente monótonos. Ahora sigo devorando libros, y ahí tengo la poesía como narcótico. Ahora si pudiera volvería otra vez a la infancia, aunque fuera sólo en verano unos días.

Pero últimamente me parece más bien como si volviera a los quince años...O a los diecisiete. Otra vez me siento sola a ratos, otra vez prefiero quedarme en casa leyendo o emborrachándome a base de geranios y dama de noche.

Cuando paso tiempo sola se asoma a la superficie mi lado pesimista, mi lado un poco cínico y misantrópico, mi lado sensible, el que muy poc@s conocen pero que es casi un 50% de la Penca. Otra vez tengo ganas de que todo cambie, de que todo vuelva a ser nuevo. Otra vez vuelvo a pensar que no encajo en ninguna parte. Parésceme que soy como una pieza de engranaje mal dentada y mal fabricada que no encaja con el resto de la maquinaria y que, por tanto, queda inutilizable. Yo en realidad no soy como la gente piensa que soy. Yo no soy siempre una persona risueña que pinta unicornios azules. No soy siempre la persona alegre, un poco gilipollas y un poco ingenua que la gente conoce. Así soy la mayoría de las veces, pero esa no es la inner Penca, al menos no al 100%. La inner Penca es reflexiva, es taciturna y malencónica, y vive de irrealidades, de sueños y de castillos aéreos. Pero claro, soy una mujer cebolla, y la inner Penca hardly ever se desvela. Últimamente me noto algo cambiada y me da por echar un vistazo a viejos recuerdos que tengo archivados...Y a veces no tan viejos.

9 comentarios:

Allegra dijo...

No sé si ha sido la regresión a la infancia (o a la adolescencia, porque 17...) o qué pero has descrito perfectamente lo que yo siento en estos momentos.
De pequeña yo era más de mikolápiz :)

Alguien que quiere vivir sin reloj dijo...

Los veranos son un submundo sin duda alguna. A veces tediosos, reflexivos o todo lo contrario, entrometidos.
Me ha gustado el post.
Un abrazo para todas esas capas que te componen.

Ripley dijo...

El verano...nos lo venden como lo mejor del año pero si preguntaramos a la gente, más de la mitad diría que para ellos no...en cuanto a cómo te sientes, muchas nos sentimos a veces así pero siempre hay momentos para desconectar y que aparezcan otros yoes. un besito devora-libros.

La Penca dijo...

Allegra: Más bien a la adolescencia... Es que mi adolescencia está siendo super larga.

Alguien que quiere vivir sin reloj: Este verano está siendo muy reflexivo, y quizás tedioso también...Pero tengo ganas de lo que viene después. Un abrazo desde todas las capas ;) Y pásate más por el blog.

Ripley: Tú lo has dicho, desconectar y encontrar otros yoes. Un beso ;)

Drifterina: Gracias por tu mensajillo...Ya te contesté via móvil, but just in case. No sé, a veces es que me da de repente bajones momentáneos y me da por escribir estas cosas. Es más que que nada como pensar en voz alta, y por eso el post me ha quedado como una lluvia de ideas, y he mezclado cosas que no tienen que ver unas con otras. Yo creo que aquí paso demasiado tiempo a solas conmigo mesma, y he perdido esa costumbre. Besos.

Pequeña Mara dijo...

Yo también te sigo queriendo cuando te metamorfoseas en la Penca de las ánforas vacías y la malencolía quijotesca. Por cierto, yo también leía a Roal Dahl cuando era la auténtica pequeña Mara. Un besazo enorme desde las torres Kio.

La Penca dijo...

Pequeña Mara: Ya, es que Roal Dahl es genial... Yo es que tenía muchos libros de la editorial Alfaguara, de esos para niños. Había uno que me gustaba mucho que se llamaba ¿Seguiremos siendo amigos?, de Paula Danzinger. Y la prota se llamaba Ámbar, un nombre que me encantaba...En fin...Y bueno, ya conoces mi lado malencónico y quijotesco. A veces me sale. Ósculos.

Pau dijo...

Ei!! Q he estao de vacaciones y ando un poco retrasada leyendo! Pero este post merece la pena comentartelo para que te quede claro que no eres rara por lo que sientes, ya que a mi tb me pasa (sobretodo me pasaba) y que todos tenemos un yo que no conoce nadie o muy poca gente. Al final todos nuestros yos se acaban juntando y salen a relucir todos a la vez en algun momento de nuestra vida. Bueno, que yo no soy buena pa esto, siempre me ha gustado más hablar que escribir.
Jo!! q quiero verte en Málaga!! Te voy a dar pal pelo por irte justo los dias que me voy yo!
Muxus!

Phoebe dijo...

¿Pero quién no es una cebolla? Yo a veces creo que me estoy volviendo loca de la cantidad de sentimientos contrapuestos y personalidades encontradas que se pueden pasar por mi cabeza en un minuto!! Y el 85% de la gente tiene una visión sobre ti que coresponde al 50% de tu persona, y el resto, pos igual te conoce un poco más!! Mi pregunta, más que cuál es la Phoebe real (Phoebe sólo será un 25% aprox. de mi), suele ser por qué no soy capaz de mostrar mi 100%. Supongo que es cuestión de registros...
1besooooo

La Penca dijo...

Pau: Ya, no creo que sea sólo cosa mía...Much@s tenemos un yo smergido. Aunque un poco rarita sí que soy (tampoco es que no me guste, pero me cuesta encajar a veces por eso). Y lo de Málaga...¡Qué mierda! Yo también quería llevaros por ahi, aunque no hubiera feria ni nada...Aunque sea una vueltecilla por el centro y eso, que el centro de Málaga es bonito. Pero hasta el 16 no estoy, así que va a ser difícil...

Phoebe: Ya, es eso. Los sentimientos contrapuestos. Yo los tengo... Y por lo menos me alegra saber que no soy la única...Ya que como tú dices, tod@s somos un poco cebolla. (O por lo menos, las personas un poco interesantes lo somos ;)


MUCHAS GRACIAS a las dos por vuestros comentarios...Que os parecerá que no, pero me hacen mucha ilusión :) Un beso, ¡Y CUIDARZE!