jueves, 21 de febrero de 2008

Ránula

Ránula era una rana muy pequeña y verdinegra que vivía en un país también muy pequeño, y muy húmedo.

Ránula no siempre había tenido la conciencia de ser rana. A veces le daba por pensar que quizás había sido otra cosa antes, y que se había convertido a anfibia por esa constante exposición a los charcos y a las charcas, al agua de la lluvia. Lo cierto es que su mente estaba llena de imágenes soleadas (un tanto borrosas, eso sí, porque las había ido desgastando el agua), imágenes que no sabía de dónde habían salido; a lo mejor estaban ahí porque sí, porque venían ya de fábrica, o quizá eran instantáneas tomadas mucho tiempo atrás, y archivadas en el disco duro desde entonces. "Eso nunca lo sabremos", se decía Ránula.

Ránula era una anfibia poco común. Parecía estar hecha de otra pasta, de otra piel más blanda, menos de rana. A Ránula no le resbalaba todo por esa piel de hule. Además, Ránula era una rana huidiza y meditabunda. Se pasaba las horas muertas tirada sobre un nenúfar, soñando con tiempos mejores y más cálidos, reflexionando sobre lo irreflexionable. "Esta niña nos ha salido rana", solía decir su madre. Lo que los vulgares batracios no sabían era que Ránula, tan introvertida, tan sumamente suya, tenía un corazón enorme, que no era de anfibio.

Tampoco saben, claro está, que Ránula, la rana feúcha y retraída, la rana verdinegra, es en realidad una princesa, princesa a su manera, que sólo espera ser rescatada algún día de éstos, con o sin beso, como quien no quiere la cosa...

6 comentarios:

Pau dijo...

Algún día una principesa azul (o rosa o amarilla) mostrará a todos la princesa q es Ránula, o quizá, ya lo ven todos y Ránula es la única q no se da cuenta... Tu q opinas?
Lee tu mail, yo tb quiero noticias!

Sarapla dijo...

¿¿¿Te doy yo el besete????Nos salió rana pero rana mona,monisma,¿eh? ¡Jope!¡A ver si llega ya la primavera a ese "maravilloso" país que si no os veo metiendo el cuello en las trampas de Mr. Mouse...
¡Un abrazo soleado!
P.D.:Salutem Tata.

Rebe dijo...

Mas que Salutem Tata yo diria Matatem Tata jajaja Que pasa Sarapla que tu tampoco recibes noticias?? Dile que conteste algun mail copooooooooon!!!!!

Como siempre Penquita tus cuentos y metaforas me dejan sin palabras!!! Has visto que atentas estamos en Pamplona a tus noticias??? jijiji

Yo también soy ranita esperando beso que me desencante!!!!
1BESAZOOOOOO ENORME!!!!!!

Mara dijo...

¡Me ha encantado, María! Me imagino a Ránula como la versión rana de la Marianela de Galdós... Ella tb tenía un corazón enorme aunk fuera feucha y retraída. Y si Ránula está tan solita es q la gente no se fija en las ranitas que más merecen la pena. Seguro q encontrará a alguien que la salve y la sepa apreciar como se merece ;) Un ósculo madrileño!

La Penca dijo...

Pau: Jajaja...Yo opino lo mismo. Ya he visto el email. Te iba a contestar ahora mesmo. Un besico ;)

Sarapla: Jajaja...Ya, tía. Yo me tengo que quedar con este tiempo más de un año y meto la cabeza en las trampas de Mr. Mouse, o algo parecido, jejeje. Gracias por el abrzo soleado...Y ya hablamos.

Rebe: Jejeje...Es que somos unas ranitas encantadas, Rebe. ¡Pero ya verás cuando nos desencanten, ya verás! Y Jaizi os prometo que lleva varios días intentando escribiros (que se ha acordado y pensaba hacerlo), pero como ha habido visitas y demás, no ha encontrado el momento...Y eso. Un besico, ¡y cuidarze!

Pequeña Mara:¡Gracias, Mara! Me alegro de que te haya gustado :) En fin, y sí, a ver si a Ránula la saca alguien de ese sortilegio suyo. No había pensado en la similitud con la novela de Galdós, pero sí, jejeje. Gracias por ese ósculo madrileño. ¡Otro para ti!

elenaberenice dijo...

"...Se pasaba las horas muertas tirada sobre un nenúfar, soñando con tiempos mejores y más cálidos..."

Ahí me sentí Ránula :P