lunes, 15 de marzo de 2010

I love us*

Últimamente escribo poco... Nunca sé muy bien qué contar...

Claro que siempre puedo hablar de los sueños. Eso daría para un cuento fantástico...O de terror... Como cuando me soltaron en el Tajo desde un helicóptero para entrar en la ciudad de Lisboa y yo tuve que nadar río abajo sorteando vacas muertas. O como cuando fui un pícaro de una novela de Cervantes, puede que Rinconete, o Cortadillo, o Cipión o Berganza antes de ser perros. O como cuando bebía sopa con una pajita y me hice pequeñita pequeñita y me caí dentro de la taza, así como Alicia en su piscina de lágrimas.

Pero la verdad es que me cuesta escribir cuando no necesito volcar mi malenconía en una pantalla en blanco o evadirme inventando historias de elefantes rosas o ranas de piel de hule.

A veces pienso que he conseguido eso parecido a esa felicidad serena y completa, así un poco equilibrada entre la euforia y la disforia. A veces dudo que alguna vez pueda ser mejor que ahora. Seguramente la última llorera fue premenstrual, o de empatía o de cebolla. Claro que siempre están los miedos, los monstruos de debajo de la cama, o el subconsciente que se me revela un tanto agitado. Pero nada de eso es importante.

Nada es más importante que nosotras.

Y suena a requetetípico y a requetecursi, pero me parece que soy la persona más feliz del mundo desde que estás conmigo. No puedo pensar en nada mejor que ahora. Me basta y me sobra contigo, con tu pelo, tu sonrisa, con despertarme a tu lado y ganar el tiempo dándonos cientos de besos.

...La verdad es que me estoy volviendo un tanto monotemática...

* [459 días juntas].

2 comentarios:

Hada Gris dijo...

Chica monotemática, ¿vendrá usted al concierto de Marlango?

Mara dijo...

Cómo te entiendo...