jueves, 9 de septiembre de 2010

Sacaba beach

No las tengo todas conmigo, pero parece que, si todo va bien, esto se acaba: seré una filóloga hecha y derecha.

Esto se acaba un poco sin pena ni gloria.

El Quijote, los fonemas y alófonos, las implicaturas conversacionales, Rubén Darío.

Cinco años que han pasado volando, tan volando que da miedo. Parece que ni me he enterado, pero han pasado tantas cosas...

Ahora pienso que sigo siendo muy pequeña. Que no puedo ser mayor. Que no quiero ser mayor.

Cuando llegué a Madrid era más pequeña todavía. No sabía lo que era un búho, ni que en el metro hay que ponerse en el lado derecho de las escaleras mecánicas para dejar pasar a los que tienen prisa. Estaba repleta de sueños, de expectativas, de llegar y besar el santo, de empezar de cero. Y ser yo misma, divertirme, enamorarme, decir soy bollo de pies a cabeza, hacer las mejores amigas del mundo. De hacer todas esas cosas que ya he hecho.

Es curioso cómo pintamos el futuro y cómo luego van saliendo las cosas...

3 comentarios:

Christian Ingebrethsen dijo...

Es curioso como soñamos muchas veces la vida y como está va serpenteando, a veces sometida al yugo de nuestros deseos y otra al más libre albedrío, ese que no siempre es bien recibido.

Besos y suerte.

Hada Gris dijo...

¿Sabes? Me encanta verte tan contenta.

¿Sabes qué vas a hacer ahora?

La Penca dijo...

Christian Ingebretshen: Es verdad que eso no es siempre bien recibido...A ver qué pasa ahora. Un beso y gracias.

Hada Gris: Jeje, gracias... Ahora voy a intentar hacer el máster de formación del profesorado en la Complu, si apruebo todo y tengo plaza ahora en septiembre...