lunes, 10 de julio de 2006

Jazmines

He perdido las llaves dentro de casa, y he perdido La Conjura de los Necios. No sé cómo lo hago pero tengo una habilidad especial y paranatural para perder cosas. (Claro que eso entra dentro de mi penquez y emparramiento congénitos, así que no es nada nuevo). Y he mirado dentro del microondas, a ver si estaban allí las llaves, luego también dentro de la nevera, por consejo de Ninfa, pero sin éxto, y he cantado la canción (matarile rile rile) en un desesperado intento porque aparecieran, pero nada. Aunque la pérdida del libro es todavía peor, porque era un regalo de mi filotía, y no puedo estar sin saber qué le habrá deparado el destino a Ignatius Reilly (personaje indescriptible y esperpéntico donde los haya).

Estar aquí sí tiene algunas cosas buenas. Tiene olores dulces, como el jazmín y la dama de noche del patio, que amanecen con gotas de miel en las hojas, en vez de rocío. Tiene a Chispa, que duerme conmigo por las noches, y creo que hasta sueña con Alicia Borrachero. Y por supuesto, tiene a mi madre, que es uno de los personajes de starring que hay en mi vida. (A pesar de que la convivencia con ella sea difícil, porque es super limpia y super ordenada, y no le gusta que le pinte Chavelas y Fridas en las zapatillas).

Si me aburro como una ostra, miro las estrellas en el cielo y dejo que mi imaginación viaje a la velocidad de la luz. (No debería sejarla suelta así de esa manera, porque es un peligro público). Oso panda, oso pardo, oso yogui, osa mayor, osa menor, oso amoroso, oso de peluche, oso polar. No entiendo cómo es posible que en el mismo concepto de oso estén representados seres (o constelaciones) tan diferentes entre sí. Cuando yo era chica (más chica aún que ahora, más Emperatriz Infantil, y por tanto, más penca aún si cabe), mi padre me dijo que nuestro perro Rufo se había puesto malito y se había ido al cielo, y yo siempre miraba hacia arriba esperando verlo cuando hiciera sol. Luego mi madre, con su mente práctica y sus medios directos, me dijo un día que se había muerto, y creo que todavía no me he recuperado del trauma.

Nota: La Penca se va de viaje a Pamplona el martes (con parada a la vuelta en la capital, por supuesto), y estará ausente de la blogsfera (o bollosfera) varios días. Pero volverá cargada de ideas con las que llenar varios post y sacar un mayor rendimiento al blog. Haizea, vas a acabar saturada de tanta penquez concentrada.

19 comentarios:

sinfonia agridulce dijo...

yo guardo las cosas tan bien q no las encuentro...q cabeza tenemos, emperatrice...

kss

PSue dijo...

Bufff, yo soy un desastre tambien! Y, aunque sólo he perdido una vez un libro, me he quedado bastante flipada ya que también fue la Conjura de los Necios... Mucha casualidad no?
Un besazo y pásalo bien en tu viaje!

Sandoz dijo...

Buen viaje y encuentra el libro. Me encantó la conjura de los necios...
Un besazo (yo me marcho hoy).

Ninfa dijo...

Para empezar yo estoy segura de que las llaves están en la nevera! pero seguro que no las has buscado bien! Donde están las llaves matarile rile lire donde están las llaves matarile lire ron.
Y el libro me da que mis duendecillos se lo han llevado, ya sabes que necesitan tener en poco de color en su mundo a través de la imaginación, pero ya lo han dejado en tu casa, así que a buscar!
Las estrellas, lo que me hacen disfrutar de la sierra y lo que te hace disfrutar de Malaga... si seguro que eso es porque pensamos en la capital. Como una escena del viaje de Chihiro con el SinCara dentro un vagon, guarda tu nombre ahora no dejes que te quiten nada.
Besos!

diciembre dijo...

Jajjajjaja las llaves en la nevera! Feliz viaje a Pamplona y a ver si te dejas ver por el Escape (he leido que eres asidua).

Bs!

Hada Gris dijo...

eh! Tú! Que la Emperartiz Infantil no es NADA penca. Jajajajaa.
Busac bien las llaves y disfruta de Pamplona.... que puta envidia"!!

elena dijo...

yo estoy segura que a rufo se le ve cuando haga mucho sol, es que tienes que guiñar los ojos y ponerte a la pata coja

pd: y yo encontré una vez unas llaves en la nevera, matarile rile

el libro de fijo que se lo han llevado los trasgos

pasalo muy bien penkita
bsos obesos achicharrados

Marina dijo...

Para seguir la charla, te cuento que yo siempre que se me moría un pez, lo enterraba en el jardín..., hasta que un día..., un amigo (en mi presencia) después de agarrar el pez muerto de mi pecera..., fue directo al inodoro, lo soltó, y tiro la cadena...

... Aun no me puedo reponer del hecho de que NO SENTÍ PENA ALGUNA... ...

;)

hay cosas..., cosas que me dejan signos de interrogacion arriba del pelo..., si... Ahí mismo...

Pequeña Mara dijo...

Mira María ía!

Para las llaves lo mjor es q digamos el conjuro mágico de San Cucufato q lo encuentra todo. Así q si kieres mañana mismo lo hacemos q vienes a la capital y verás cómo funciona...JAJJA!!

Ah!! M encanta la dama d noche...puedo recordar ese olor q m transporta a mi veraneo q está tan próximo...

Un beso muhé y nos vemos mañana!!(x cierto el beso q t mando va asín enrollaíto ía!!)

La Emperatriz dijo...

Sinfonía Agridulce: Tenemos las cabeza fatal. Un día la vamos a perder.
PSue: Es bastante raro eso, sí. Mi madre también perdió una vez La Conjura de los Necios. Debe ser un libro maldito quizás.
Piedra Movediza: Espero encontrarlo, sí. Pásatelo muy bien.
Ninfa: Seguro que han sido tus duendecillos malignos quienes me han robado el libro. Esta te la guardo, ya lo sabes ;)
Diciembre: Sí, seguro que me ves por el Escape laguna vez. Me paso la vida allí.
Hada Gris: Ya te contaré qué tal por Pamplona. Las llaves a ver si aparecen.
Elena: Haré lo que tú dices a ver si veo a Rufo. Je, je, je. Y a ver si nos vemos a la vuelta de Pamplona.
Marina: Muy bueno lo del signo de interrogación. ¡Qué gracioso!
Pequeña Mara: Mañana hacemos lo de San Cucufato a ver si salen las llaves. ¡Qué ganillas tengo ya de verte! Te mando otro beso enrollaíto desde aquí.

chicasurf dijo...

Pasalo muuuuu bien por Pamplona. Y a cerca de lo de las llaves, como dice mi madre: ponles un cascabel jaja. (mi madre merece un post por lo menos)
Muaksss

sixtra dijo...

Pasalo de muerte en Pamplona...

Kss.

La tejedora de sueños dijo...

jajaja...No puedo empezar este comentario sin reírme, porque a parte de las carcajadiyas k me e exado antes, ahora no puedo reprimir algunas recordando episodios como el de las llaves o el de los millones de osos que encuentras cuando miras las estrellas. Sabes perfectamente que me siento hermanada por nuestra penkez extrema para asuntos extra-intelectuales de la vida común y que somos como los peces cuando les sacan del agua, que sentimos que nos vamos a quedar sin aire, pero luego siempre sacamos fuerza, damos un salto y volvemos sanas y salvas a nuestra órbita medio surrealista.
Las alusiones a jardines exóticos, aunque sean malagueños, geniales, desde luego. ¡Ay, si tuviera yo uno! Por el momento me conformo con mi petit terraza desde donde tengo unas vistas impresionantes: un plátano de sombra medio rancio y varios edificios horrorosos; sentada, eso sí, en casi un trono d reina: una silla de estas plegables que se llevan a la playa y que suena horripilantemente cuando me muevo un pokiyo, x lo k tengo k mantenerme en posición de momia para no despertar al resto d los inkilinos Moreno. Aún así, me encanta mi terraza, jaja. Bueno, muchos besos. Te veo esta tarde! Ufffff... ¡Qué bien! La mafia al completo reunida de nuevo.

Gatazul dijo...

Yo también he perdido mis llaves...pero más pena me da el llavero de tortuguita que me habia hecho a base de bolitas y que teniía desde hace años...!!!

yellow dijo...

jejej¡¡¡me recuerdas a mi chica¡¡Es un desastre y lo pierde todo¡¡¡Además cualquier cosa, puede estar en cualquier sitio. Es un completo misterio. Y el libro lo encontraste?Eso sí que es importante...jejej¡¡¡Pásalo genial en Pamplona¡¡
Besos¡¡¡

sin cromosoma y dijo...

A ver, es que no has hecho el truco:
ata un nudo a una goma del pelo, una cinta, cordones de zapatos, lo que quieras...y dices: "san cucufato, san cucufato,los cojones te ato y hasta que no encuentre las llaves no te los desato".
Y en breves instantes te aparecen las llaves. Funciona, lo llevo haciendo años!!!
Luego repites la operación para el libro y listo!!.

Importante: desátale los cojones cuando aparezca el objeto en cuestión, porque si no, pierde su eficacia. Claro, se cabrea san cucufato...

Sita dijo...

Ya estás de vuelta?? Nos veremos por las calles entonces...

Besines niña!

sinfonia agridulce dijo...

bienvenida a casa (a la blogosfera ;-)

kss y nos leemos

Lucecilla dijo...

¿Has mirado en "el otro bolso"? :)

Por cierto, La conjura de los necios, qué gran libro, yo me lo he leído dos veces (en inglés y en español) y aún así de vez en cuando lo vuelvo a comenzar. Es una risa, pero en el fondo es muy serio.

Saludos!