martes, 26 de septiembre de 2006

Flotando en líquidos amnióticos

As she said these words her foot slipped, and in another moment, splash! She was up to her chin in salt water [...] However, she soon made out that she was in the pool of tears which she had wept when she was nine feet high. Alice's Adventures in Wonderland.

Anoche de repente deseé encogerme y hacerme muy pequeña, pequeñísima. Quise restaurar el simbólico cordón umbilical que tan firmemente me mantiene unida a mi madre y no volver a cortarlo nunca más. Anoche no pude evitar que se rompriera la presa que cerca el pantano de mis ojos, y cuando me quise dar cuenta, me encontraba flotando en una piscina de líquido amniótico, dejando que mi cuerpo se meciera a la deriva. Me acurruqué dentro de una matriz invisible, rodeada de robustísimos vasos sanguíneos, y sin darme cuenta me quedé dormida con las palpitaciones monocordes del corazón materno. Allí me achiqué de verdad hasta hacerme liliputiense (que es lo que he deseado ser toda mi vida); allí nada me haría daño, ni tendría que ejercer nunca más mi libertad de decisión.

Llegado un punto, siempre quiero huir de la matriz que me asfixia, pero cuando de verdad tengo que marcharme, lllevando a cuestas mi mochila repleta de tuperwares con croquetitas y tarros de gazpachuelo (o ajoblanco, según la estación), la luz me ciega, se produce el agudo desgarro, me duele el ombligo. Una vez en el tren, sólo estoy rodeada de espectadores anónimos y ya no me da miedo ovillarme en el asiento y convertirme otra vez en Alicia, y crecer y decrecer invariablemente, y nadar entre las lágrimas salobres de un enorme estanque hasta llegar a la isla de los pájaros misteriosos.

17 comentarios:

smilysmiles dijo...

¡¡¡Qué bueno es este post!!!.
Me ha encantado...,la verdad es que yo normalmente no quiero hacerme pequeñita sino invisible,y cada vez me pasa menos.¿Será que me estoy haciendo mayor?,o que tengo otras circunstancias,no se.
¡Buen viaje emperatriz!

un beso.
p.d.
tu nueva foto de perfil me gusta mucho tambien... ;)

Pequeña Mara dijo...

Oooohhh con post así me dan más ganas d ser mamá!! Qué bonito...Lo que más m ha gustado ha sido lo de "no pude evitar que se rompiera la presa que cerca el pantano de mis ojos". Eso es espectacular, nunca lo había pensado así y mira que yo la rompo constantemente xq soy una llorona patológica.

Y aunk te tngas q despedir de tu mama-chicho biólogica, aquí estoy yo xa cuidarte como tu mamá Mara.

Un osculín chikitin!!

Gatazul dijo...

Una vez oí por ahí que deberíamos nacer viejitos, coemnzar trabajando y con obligaciones, para terminar disfrutando verdaderamente del estudio y luego de los juegos y la ausencia de obligaciones, para morir, calentitos, junto a mamá...

Un beso

diciembre dijo...

¿De vuelta a la ciudad? Empieza el curso....a mi siempre se me ponía un nudo en el estómago, aún ahora me pasa, hace un mes se me terminaron las vacaciones y me sentía tan pulgarcita...

Anónimo dijo...

La proxima vez que te de por achicar...¿me dejarás que te acune?

Un besito, tus escritos tienen mucha magia, me encantan!!

Besos

Bohemia dijo...

La proxima vez que te de por achicar...¿me dejarás que te acune?

Un besito, tus escritos tienen mucha magia, me encantan!!

Besos

elena dijo...

...pero entonces la miniemperatriz llego al reino del desorden (ya sabes madrid esta desordenado, colores, ruidos, sonrisas y malas caras todo a partes iguales) y compro sus papillas magicas revitalizantes y se acordo de comer su triración de espinacas y recordo (como se recuerdan las cosas que siempre se saben) que necesitaba ser una emperatriz aventurera aunque le costara encogimientos y lagrimas repentinas...

¡bienvenida!

osculitos

Vita dijo...

Esa cicatriz... justo en el centro de equilibrio vital. El "Hara" de los orientales que hace de mediador entre cielo y tierra. Eso somos los humanos... seres medio divinos medio terrenales. Y, sin embargo, Alicia se empeñaba en perderse en madrigueras oscuras. Pequeñita a ratos, enorme en otros momentos... (mmm ¿dije demasiadas incoherencias?)

Maryna dijo...

Desprendes unas imágenes maravillosas, un simbolismo que estremece. Tú sí que tienes talento de filóloga. Sigue expresándote así, con el corazón en la mano.
Veo que estos días son días de lágrimas, ¿verdad? Pero poco a poco... viene la costumbre, aunque añoremos constantemente.
Ayer no lloré y hoy tampoco. Creo.

Ánimo chiquinina :) Un besito en la nariz.

Gloria dijo...

Los que elegimos cambiar de vida tan drásticamente, con tantos kilómetros de por medio, siempre seremos extraños, ni profetas en nuestra tierra, ni completamente adaptados en el nuevo nido.
Lo peor, para mí, también son los tránsitos de un lugar a otro, en tierra de nadie, con la casa a cuestas, ¿qué será de nosotros a l largo del camino?
Por suerte, los itinerantes como nosotros, nos apoyamos en esta hégira, y tratamos de hacernos más dulce el camino y la estancia en la Meca
(qué parrafada he soltado, sólo q me alegro q ya vengas a la gran ciudad, aunque yo pronto la abandone)

Sandoz dijo...

Serás la microemperatriz penca... He regresado con muuuuuchas ganas de leeros y de escribir. Tu post nuevamente me ha encantado. Un besazo Penca.

sinfonia agridulce dijo...

emperatrice, déjate de líquido amniótico y sal a tomarte algo, es la mejor manera de q las cosas se arreglen...

kss

David dijo...

Siempre existe el miedo a separarnos de nuestros eternos anfitriones, nuestros padres. Es una separación dolorosa, para ellos y para nosotros, y no sólo por ellos, sino porque significa que dejamos de ser niños, ya que cuando volvemos a pasar tiempo con ellos, volvemos a la niñez deseada, y luego a una vuelta al mundo adulto, de nuevo dolorosa e impactante.

La Gosa Roja dijo...

:))), que bonito lo has dicho.

A veces todos quisieramos refugiarnos en algun lugar calentito y seguro, pero aqui fuera se disfruta mas, seguro.

Montse dijo...

Siempre buscamos un lugar donde cobijarnos, estar seguros y sentir.
Pero ese lugar es dificil de encontrarlo, cada uno lo busca y a veces lo encuentra, (yo de momento tengo un rincon preferido de la casa).
Un beso

Jo March dijo...

eres genial, penqui, me encanta cómo te expresas. Ainsss es que las mamis son las mamis... Yo vivo a cinco minutos de ella y la veo casit doso los días pero aún así la echo de menos.
un abracito comprensivo.

Alnitak dijo...

Yo esta semana he deseado ser pequeñita a todas horas, y no tener que preocuparme por mi futuro por mi presente por mi estabilidad o mi supervivencia...Pequeñita para no tener que pensar.

pd. Me ha encantado como está escrito este posts, es de los que a mí me gustan... entre más surrealista mejor.
Saludos