martes, 19 de septiembre de 2006

Lo único que te faltaba a ti es ponerte a cultivar ahora el género epistolar (II)

...A mí me entraban unas ganas tremendas de comerte a besos cuando me hablabas en inglés (que solía ser la mayor del tiempo). En ese caso, sólo habría bastado con que yo girase un poco la cabeza mientras dormíamos. Me habría dado de bruces con tus sonrisa de Gato de Cheshire (sólo que tu sonrisa es diminuta, y casi nunca desaparece). Pero jamás me atreví a traspasar esas pocas pulgadas de distancia prudencial, claro.

Tú dices que amas la lengua de Cervantes (porque tiene el subjuntivo y la letra Ñ). Yo en cambio preferiría en ocasiones hablar bien bien la de Shakespeare para poder deleitarme leyendo Mrs. Dalloway en versión original. (Pero con lo penca que soy, ayer suspendí el examen de quinto de la Escuela de Idiomas).

Hoy ya no sé si sigo enamorada de ti. Cuando te conocí me encontraba en medio de unas circunstancias muy concretas de mi vida, me parecía inaudito que una persona como tú pudiera existir. Pero en un año he cambiado tanto que ni yo misma me reconozco a veces. He cambiado por dentro y por fueras. Me he cambiado de nombre y me puesto el pelo de mil formas (primero rojo y corto, luego más largo, luego greñoso y hecho un estropicio, y después de Pamplona, con flequillo y muy marrón, y así se ha quedado, a juego con el otoño). Ahora no sé por qué a veces me pareces demasiado responsable y demasiado comedida.

No me gusta condicionar todos mis planes a ti, no me gusta tener que depender de ti ni de lo que hagas el año que viene, pero no lo puedo evitar. Y es que tenerte aquí en Madrid el año que viene sería casi como un sueño, aunque nunca llegue a deslizarme en picado por tus resbaladizas piernas. Así que no sé, supongo que sí, que sigues siendo mi doble transatlántico, y que sigo enamorada de ti, a pesar de que seas responable y ordenada, y yo sea tan sumamente payasa y tan sumamente desordenada y descoñada.


Leyendo Alice's Adventures in Wonderland (por segunda vez, y en inglés, para más inri).

16 comentarios:

Jo March dijo...

vaya, Emperatriz, sorprendente historia. Tanto si tu alma adorada trasatlántica aparece en esta españa nuestra como si permanece en sus caminos conocidos, sólo deseo que seas feliz, y que el amor te acompañe en cualquiera de los oceanos de este mundo cada vez menos azul.
un abrazo!

diciembre dijo...

Eso pasa mucho, de repente cuando el sentimiento de amor se apacigua un poco( a veces es simplemente que nos acostumbramos a que ese sentimiento viva en nosotros y ya no estamos tan pendiente de él) creemos que ya ha desaparecido, que ya dejamos de amar y, ante un mínimo estímulo vemos que sigue muy vivo.

Pequeña Mara dijo...

Pues mira cacho cerda, yo te recomiendo q si A viene a MadriZ, m la dejes a mí q ya le haré yo un interrogatorio sutil (muy sutil) y con mi todopoderosa intuición, ya veremos como arreglamos la cosa.

Si le dejas leer esto, de fijo q se cae de espaldas ía. Ojalá m escribiesen a mí cosas así algún día...

Osculitos!!

Alo bada dijo...

Toma el camino del corazón.. y deja que te lleve (aún puedes, te funciona ¿no?).

David dijo...

Mi mujer también dice que se me come a besos cuando me oye hablar en inglés.

La Señora Dalloway..., es el próximo libro que iba a leer, después de El Honor Perdido de Katharina Blum (¿lo leo o no lo leo?).

Creo que es importante, que seáis tan diferentes. ¿No? Ojalá la tengas por Madrid, más pronto que tarde, a ser posible.

Hada Gris dijo...

Y por qué no se lo dices y te lanzas a la piscina?

A-X dijo...

Tu blog es simplemente maravilloso.
Palabras que curan, que acarician, que te hacen pensar.

Realmente estoy fascinado... me haré adicto seguro...

Gracias por dejarme entrar a tu "casa"

Andy
Alicante

lizzy dijo...

Dejaté caer, como Alicia. ¿Quién sabe lo que hay detrás de cada puerta, o los efectos que provoca cada poción?
Y en cuanto a la escuela de idiomas... no me hagas hablar
Muak

Griss dijo...

Ojalá que haya una oportunidad para tu sueños, ¿nos irás contando?

Gatazul dijo...

Tú has oido hablar de aquello que dice que "los polos opuestos se atraen"...y que las diferencias equilibran...

Probablemente, dos ordenadas y comedidas se aburririan terriblemente, dos descuidadas y pencas se perderían sin encontrarse...qué tla una y una??

Un beso penquilla...y te regalo mis gafotas para que las pinte de rosa...

Firenze dijo...

Ayer me cargaron quinto de la escuela de idiomas a mí también, y yo también, quiera o no quiera, he supeditado este verano a lo que hiciera otra persona... que ni siquiera sé si sabe que yo pienso en él como... él. Somos unas pencas y unas romanticonas las dos?

Jojojo!!!

Besos.

chicasurf dijo...

Aish, pues a mi no me cunde nada hablar ingles, lo hablo por obligacion, pero Anna me dijo una vez que tenia una voz muy sexy hablando en ingles...No se...Bueno miss sworm, me gusta verte así, me encanta este post.
Un besazo empress.

Dan dijo...

Adoro los flequillos! Cambiar es avanzar; sigue probando.

Salud!!

!D

Azena dijo...

qué bonito es sentir, guapísima... esta vez me has hecho sentir a través de tus letras...

besos (menudos y delgaditos, que también tienen derecho...)

Mafalda dijo...

Penkita, que historia tan conmovedora...Me he sentido identificada en parte...no te preocupes por no saber si la quieres igual, cuando venga y la veas, tu estómago te dará la respuesta (si se hace un nudo y te tiemblan las piernas es que sí, si se te quita el hambre en 3 dias es que sí, si quieres comértela a besos es que sí, si ni fu ni fa...sigue buscando).

Me gustaba la primera parte de la historia.

Las personas distintas se complementan muy bien.

Cada vez escribes mejor.

Muuuaaa

Alnitak dijo...

Creo que los polos opuestos van bien si se complementan para llegar a puntos comunes, los extremos en relaciones nunca funcionan. Pero yo creo que no se puede hacer nada cuando hay un amor, cuando se queda ahí escondido, cuando se ama, no importa que pase el tiempo, lo que de verdad importa ahora es saber si ella siente como tú.