jueves, 16 de agosto de 2007

Reflexiones de par de agosto

Yo creo, efectivamente, que la mayor parte de la población conoce sólo el 50% de LaPenca...Es decir, no conocen a la inner Penca, a la Penca topo que no sale nunca a la luz. La inner Penca permanece siempre en penumbra mientras la otra, la risueña y la dicharachera, se tira eructos hacia adentro y hacia afuera, haciendo alarde de tan infrecuente habilidad física. Y si no se conoce a la inner Penca es probablemente porque ella no se deja conocer. Inconscientemente, pero no se deja, la muy terca...

...El problema es que a mí me cuesta lo indecible contar las cosas, hablar de cómo me siento. A veces me tienen que sacar las cosas con sacacorchos (y si no, que le pregunten a Haizea, y las tardes de terapia en casa, por poner sólo un exiemplo). Yo sólo hablo de ciertas cosas con la gente muy cercana a mí, o con los absolutos desconocidos, the intimate strangers. Y por eso la inner Penca sigue siendo una misterio, un signo de interrogación para casi tod@s los que no son lo uno ni lo otro.

Esta última ha sido una buena semana. Una semana sin nada especial, pero hacía bastante tiempo que no sentía tanta calma interior, tanto sosiego. He pasado mucho tiempo sola, pero me bastaba mi propia compañía. Por primera vez en meses he estado en paz y a gusto conmigo mesma. He conseguido disfrutar de la calma del momento, y he conseguido no pensar en nada ni en nadie salvo en mi propria persona. Lo qual podría parescer fácil, mas no lo es en modo alguno...Porque yo tiendo a pensar más en los demás que en mí, es uno de mis fallos... Y porque aunque no me guste reconocerlo, dependo mucho de la gente que quiero, y no me gusta saber que estoy yo sola al final.

Muchas veces se me olvida lo que decía la buena de Meryl Streep, se me olvida que yo soy el pilar de mi vida...Y por eso estos días me he sentido bien, porque he tenido plena conciencia de que mi vida es mía, y de que tengo que aprender a decidir por mí misma, y decidir a mi antojo. Me reconfortan los días como éste...Días de absoluta calma en los que no hay ninguna batalla librándose en mi interior. Probablemente es que he estado demasiado pendiente del azul del mar, demasiado pendiente de la novela de Paul Auster como para pensar en nada, salvo en LaPenca. Y eso me ha ayudado, claro, a aclarar la maraña mental que tengo montada ahí arriba, a no darle demasiada importancia a las cosas, a que no me obsesione el tiempo. Una sensación parecida tuve hace un par de años, también en época de ch-ch-ch-ch-changes. Los cambios que yo ansío mientras miro el horizonte, y el horizonte me lleva a las golondrinas de Huidobro, y de ahí a otras muchas cosas.

No sé...Muchas veces no entiendo ni yo mesma lo que digo. Todo lo que me rodea es una gran incomprensión, son ovillos con lanas sueltas, piezas sin juntar, cabos sin atar. Pero es que nunca he aspirado a comprenderme. Me parece a mí que soy lo suficientemente complicada como para no conseguir comprenderme nunca. Aunque a simple vista pueda parecer una criatura simple o una lerda integral, en su defecto.

13 comentarios:

il tatto dijo...

Nada, que pasaba por aquí...Y me ha apetecido comentarte.

Fontana dijo...

Yo prefiero pensar en los demás antes que en mí mesmo. Sus problemas son más fáciles de solucionar.
Me gusta como escribes, filóloga.

Beatrize Poulain dijo...

Uhmmm... inner penca, el tiempo... uhmmm...

Como veo que te has leido Orlando, te vas a pispar de lo que te digo. Recuerdas el post con la foto de Magritte? Pues bien lo escribí con todo lo que sentia a base de reflexionar despues de estar unos dias en París. Y justo al escribir eso he empezado Orlando... y lo estoy flipando en colores con algunas paginas porque es exactamente como me siento a veces (por ejemplo cuando escribí eso), con la rallada de que es el tiempo y para que podemos llegar a servir y de lo inutil de lo ostentoso y que hay que dejar un legado, y de lo bien que se esta sola pero lo que me gusta estar acompañada bla bla bla.

El 90% de las veces que escribo no se ni lo que pongo. El 95% de las veces que me siento delante del teclado no tengo nada en mente, solo vagas sensaciones. Pero es curioso como, con el tiempo, el 100% de los trazos a ciegas que pintamos tienen su reflejo en cualquier relidad, asi que no debe ser tan raro no saber ni de lo que hablamos. Quizas los que escribimos lo unico que tenemos es intuicion, el adelantarse a los hechos, el cerrar libros ya desde la primera hoja...

Un biquiño!

G. dijo...

Hola!! El verano nos hace pensar a todos, no? Pero admiro q hayas llegado a la tranquilidad y a concentrarte en ti "mesma", por otro lado, no te inquietes por no llegar nunca a comprenderte del todo, qué aburrido resultaría...
Veo q has leido Leviatan, q grande es Auster, yo ando releyendo todo lo suyo..
BS

Maine dijo...

Ay, inner Penca, demasiado bien te entiendo...
Otra cosita: Virginia Woolf SÍ, Paul Auster NO (que somos filólogas, vamoshombrepordios) ;)
Besos amore.

sin cromosoma y dijo...

Hay que ver...te he dedicado un post con foto incluida y cuando he entrado en tu blog y veo la nueva imagen me he quedado ojiplática como diría Hada Gris al ver que la foto es tu icono de cabecera...besitossssssss

La Penca dijo...

Fontana: Gracias...Pásaate por aquí cuando quieras.

Beatriz Poulain: Sí, Orlando es unan ovela llena de reflexiones sobre el tiempo, que era una de las obsesiones de Virginia Woolf...Y además, como Orlando parece vivir enternamente...Yo también encontré pasajes con los que me sentí identificada. Y oye, muy bien elegido el cuadro de Magritte. LA MEMORIA.
Un beso...

G: Tienes raçón...Bien pensado, sería baurrido conocernos del todo. Yo aun con todo persisto en mi propósito ;) Auster, el amo, por cierto. Ahora estoy con El palacio de la luna. Besos...¡Y a ver si nos vemos algún día de estos!

Maine: Ja, ja, ja...Es que ya sabes, a las filólog@s se nos va un poco la olla. Pero oye, ¡que Paul Auster es un maestro! Será que no lo has leído a fondo.

Sincro: Ah, pero yo pensaba que habías visto ya mi blog y te habías copiado...¡Jajaja! Qué cosas...Estos son fenómenos paranormales, Sincro. ¡Gracias por ese post metalingüístico!

Guillermo Riedemann dijo...

fontana me reenvió un comentario tuyo...
pues leeré tus cosas.
a ver si nos comunicamos.

Guillermo Riedemann dijo...

http://estacionreumen.blogspot.com
eso.

Ripley dijo...

Me he asustado un poco leyéndote en este post porque ha sido una descripción 99% de mi misma; te llevo ventaja en que yo hace poquito ya pasé por la fase pienso todo esto. Tu eres como eres, no por contarle tu vida a todo el mundo se es mejor; en la vida lo mejor viene en paquetes reducidos. un besazo

Alnitak dijo...

A mi me pasa lo mismo, no me entiendo, pero al menos he aprendido a aceptar mis incoherencias y mis comprensiones, a verlas con calma como dices tú, y eso ya es un gran paso.

Art_Alegoría dijo...

art

Art_Alegoría dijo...

Mejor una incoherencia que no una coherencia victimista.


Art_