miércoles, 16 de enero de 2008

Autobio

Nací a muy temprana edad.
Dejé de ser analfabeta a los tres años,
virgen, a los dieciocho,
mártir, a los cincuenta.
Aprendí a montar en bicicleta,
cuando no me llegaban
los pies a los pedales,
a besar, cuando no me llegaban
los pechos a la boca.
Muy pronto conseguí la madurez.
En el colegio,
la primera en Urbanidad,
Historia Sagrada y Declamación.]
Ni Álgebra ni la sor Maripili me iban.
Me echaron.
Nací sin una peseta. Ahora,
después de cincuenta años de trabajar,
tengo dos.

Gloria Fuertes.
Autobio.

La he leído no sé cuántas veces en los últimos días, pero me igue poniendo una sonrisa en la cara cada vez que la acabo...

7 comentarios:

Haizea dijo...

Pena!Ya estás friqueando? Jeje, dichoso poema, me parto con lo de las dos pesetas! Pues llevaba días pensando en poner el poema de "Geografía humana" en mi blog, pero te me has adelantado poniendo a LA gloria en el tuyo... Así que nada, se quedará mi pobre blog sin su actualización semestral (ya ves qué pena me da...).

Qué tal el viaje? Aquí ha hecho un día precioso! Quasi-primaveral...pero el resacón no me ha dejado disfrutarlo del todo. Tú qué tal el "chuchaqui"?

Un besico!

Pau dijo...

Bichas!!!
Q tal todo?? Se os siente mejor que antes de Navidad! Ah! y lo de las noticias es buena idea, que así me voy enterando de como vais y q haceís!!
Bueno, que todo os vaya bien...
Tengo ganicas de veros otra vez!!
Puedo volver??

La Penca dijo...

Haizea: Tú como se nota que estás allí más colgada que un chorizo...Jejeje. Si no, normalmente no te da por comentarme.

Pues el chuchaqui fatal...Cuando salí de casa yo creo que estaba todavía borracha. Encima había dormido una mierda, y yo creo que por eso no se me pasó el efecto de las cervezas. ¡No se nos puede sacar de casa, joder!

Aquí en Madrid hace un solazo increíble. Más guay...Y encima la gente es más pena, las tías más tordas, la población más enfermiza...

Pues eso. Tú no te aburras mucho, de aquí al domingo. Si no, está Dawson's Creek para aliviar tu pesadumbre. Jejeje. Y lo de poner el poema de Gloria Fuertes en tu blog no es mala idea, aunque sea un poco plagio del mío :)Si no, si quieres ya te mando alguno de Borges o lo que sea...¡Será por actualizar! Un besico. Ya hablamos.

Pau: Sí, estamos mejor que antes de navidades, la verdad...Yo al menos. Le estoy empezando a coger el gustillo a Amsterdam, y no sé, supongo que el tener una actitud más positiva también me ayuda. Es un poco de todo. Y joe, yo por mí, encantada de que te vengas otra vez. El finde que estuvistéis aquí fue el mejor de todo el otoño. De verdad...Un besico, y cuidarze mucho.

sinfonia agridulce dijo...

sor maripili suena a sor citroen, no? :)

abrígate de las lluvias holandesas :)

besos

Mara dijo...

Penca, te debería dar vergüenza haberte leído un libro del abuelo de la Sole. A esa familia hay que boicotearlaaaaa!!! Sole vieja escurrida y cabronaaaa!!! Seguro que el abuelo era igual o peor...

P.D. Incluso su propia nieta en clase admitió que jamás se había leído un libro de su famoso abuelo. Eso es amor a la familia y lo demás son tonterías.

La Penca dijo...

Sinfonía Agridulce: Jejeje...Sí, me hace falta protegerme de esta lluvia. Voy a acabar trastornada con el tiempo holandés ;) Saludos.

Pequeña Mara: ¡Mara, no sabes lo que dices! La Espaañ invertebrada es un libro interesantísimo, por no hablar de La rebelión de las masas. Además, está maravillosamente escrito. Es un deleite leerlo. Jejeje... Eso sí, yo de su nieta no quiero saber nada...¡No me hables, no me hables! Y le parece bonito, no haber leído ni un sólo libro de J.Ortega y Gasset, siendo encima su abuelo, y siendo el más brillante filósofo español de todos los tiempos. A mí se me caería la cara de vergüenza...Jejeje. En fin, agora estoy con otro libro, de SAN Paul Auster. A ver si me lo acabo de aquí al segundo cuatrimestre. Besitos.

Bohemia dijo...

Es que Gloria escribía muy bonito, con el tiempo he ido encontrándo maravillosos poemas suyos que así como a ti me pinta la sonrisa, por su sencillez y por la contundencia de lo que escribía...
Un beso