jueves, 31 de enero de 2008

Sin título

Unos nacen con estrella y otros nacen estrellados.

Así dice el refrán. Yo parece que nací estrellada, o si no, como mínimo gafada. Últimamente todo ha sido una carrera de obstáculos. Yo quiero intentar ver el lado bueno de las cosas. Todo lo bueno que tengo: el sol, la luz, la risa, el jamón serrano, la gente que me quiere, la belleza que hay en el mundo (que la hay, seguro, y yo tengo la maravillosa capacidad de verla donde much@s no la ven). Que estoy viva y sin ningún mal que me aqueje, quitando la gingi y los males inventados, porque yo cada vez me asemejo más al enfermo imaginario de Moliére.

Hay algunos momentos en que me encantaría ser otra persona radicalmente distinta, y más que distinta, opuesta, opuesta a mí mesma. Me gustaría ser todo lo que no soy. Me gustaría ser decidida y valiente, me gustaría ser una persona fuerte, una persona atrayente. Pero yo seré de es@s que mueren sin haber hecho nada grande. Yo dejaré atrás una existencia anodina, una existencia sin nada relevante. Pero es lo propio de las personalidades anodidas, personalidades como la mía, débiles y sin garra. Yo soy de las que viven de rodillas, por no morir de pie. Yo me moriré y todo lo que he sido se perderá en el olvido. Yo no voy a dejar nada en el mundo que haga que mi presencia perdure más allá de mi funeral, de una u otra forma. (Por eso siempre he admirado a los artistas, y a todas esas personas brillantes que dejan algo tras de sí, una obra de arte, o una obra humana espléndida, o alguna otra contribuación a la historia de la humanidad).

Ya pronto cumplo años otra vez, y vuelvo a darme cuenta de que no he hecho nada, absolutamente nada últimamente. Nada aparte de emborracharme y hacer el gilipollas. Me da la impresión a veces de estar desperdiciendo estos maravillosos años, esta flor de juventud, viviendo encerrada en mis paranoias, en vez estar haciendo cosas buenas, provechosas, hermosas. (Todos mis planes, tarde o temprano, se quedan en la nada. Pero no será por falta de planes).

Cómo me gustaría zafarme de todos mis miedos, esos miedos irracionales, esas fobias absurdas. El miedo a la soledad, el miedo al paso del tiempo, el miedo a los hospitales, el miedo a que se me caigan los dientes, el miedo a que se desborden los canales, el miedo al miedo, el miedo a las repeticiones, el miedo a quedarme sola. Y sola me quedaré, a este paso. Qué remedio. Yo a veces cuando visualizo mi vida dentro veinte o veinticinco años, me imagino así, sola, sola, sola. Como mucho, con algún perro o gato como animal de compañía, y con multitud de libros desparramados por una habitación desordenada y que se cae a cachos (todo eso, por supuesto, si llego a la cincuentena). No veo cómo alguien va a querer aguantarme, y más con lo cascarrabias que me habré vuelto con los años.

Ahora que ya llevo una temporadita en la universidad, me acuerdo de mi primer año de carrera con algo de nostalgia. Me acuerdo de la primavera maravillosa, de esa euforia y esa alegría constantes. De todas las cosas que me pasaron que no me habían pasado nunca. De cuando me ponía a cantar y a bailar en el autobús, o de las tardes de chocarramiento al sol en el parque. Siempre necesito momentos así, momentos de euforia para olvidarme de todo, para evadirme de mi propria esencia, para pensar que he cambiado y de que puedo estar así, alegre y despreocupada, y eso sí, feliz, feliz por una temporada larga. Los tiempos van y vienen. Rachas buenas, rachas malas, rachas críticas. Qué se le va a hacer.


Cualquiera que me leo de vez en cuando y no me conozca en persona debe de pensar que soy una amargada, que se me va para todos lados, o que tengo algún tipo de trastorno bipolar. Pero hoy sin más me tenía ganas de descargarme con este post. Ésa es a mi juicio una de las muchas finalidades de los blogs. A veces me contengo porque sé que me puede leer cualquiera, y que hay mcuha gente que tiene mi dirección...Pero hoy me apetecía. Me apetecía escribir uno de esos post incoherentes y llenos de ideas sueltas. Me he quedado algo mejor.

24 comentarios:

Pau dijo...

Yo te recordaré siempre y les hablaré a mis nietos de ti, para q no caigas en el olvido. A veces parece q no hacemos nada importante, pero lo q no sabes es q puedes influir mucho en la gente que te rodea y eso permanece en el tiempo. Nadie muere cuando sigue vivo en el recurdo de alguien.

Mara dijo...

Mira María xq no te tengo aquí que sino te pego una leche!!!Y tú de nacer estrellada nada, ¿acaso eres desgraciada? Piénsalo fríamente. Aunque xa ser sincera, te entiendo. Te entiendo como si yo mesma hubiera escrito este post. El horrible paso del tiempo (y eso que tú aun eres joven),la desidia, la rutina y sobre todo, la soledad. Se lo decía a Bollo el otro día cómo se es capaz de echar de menos un simple abrazo de alguien q t quiera. Porque yo a veces pienso (x no decir siempre) que quien coño me va a querer con la mala leche que me gasto. Como dices tú, me veo sola rodeada de niños (q encima serán más coñazo que tus animales) Pero en una cosa no estoy de acuerdo contigo, la vida y nuestra existencia nunca es en vano xq por lo menos para mí conocerte ha sido una de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Y no lo digo x decir cosas típicas. Siempre pienso que lo mjor que me ha pasado en la uni ha sido poder conoceros y mientras la parca no nos corte el hilo, no estarás nunca sola. Aunk claro, ya sé q a veces la soledad viene de dentro y la amistad no basta xa cubrir ese vacío. Y por nada del mundo me gustaría que fueras otra (ni tu opuesta ni leches en vinagre), ni siquiera quitándote los defectos y miedos que tú te ves pero que te hacen ser tú misma: mi cacho cerdi. Porque "si tú murieras, ¿qué sería del Universo?" ;)

P.D. Y lo de cantar y bailar en el autobús tiene solución ¿¿ehh?? Yo mesma no encuentro en clase con quien cantar David El gnomo desde que te fuiste. Aayyysss...Nadie me comprende...

smilysmiles dijo...

A mi me has dejado impresionada.
No te conozco personalmente pero me reconozco en mucho de lo que escribes.No soy igual a tí pero te entiendo.
A veces creo que la trascendencia de la década de los veinte nos abruma.
Ahora que te has descargado,sonrie y sé feliz al menos durante unas horas,o hasta que llegue la próxima tormenta.
Un beso y cuidate.

elenaberenice dijo...

Qué bien escribes mmmmm Vi mi propio reflejo en tus palabritas. ¿Y quién no se ha sentido así alguna vez? Me hacen gracia los payasos, esos que llevan la enorme nariz del histrión que pretende mostrarse feliz los trescientos sesenta y cinco días del año, y se sorprenden ante la tristeza ajena, como si fuera algo inadmisible en sus vidas. ¡Qué de hipócritas!

Cómo me gustan y aprecio las palabras sinceras. Esas que leí, de esencia sea efímera :)

¡Besitos!

elenaberenice dijo...

de esencia efímera*** ops, ops.

Pauline dijo...

Si necesitabas desahogarte pues nada, genial, que para eso es tu blog. Momentos de bajón los tenemos tod@s, incluso aquellos que tienen vidas que nos parecen fantásticas; pero, querida mía, si piensas que no te gusta tu vida lo suficiente y tienes la capacidad de darte cuenta de ello y de lo que no te gusta, saca fuerzas y cambialo para hacer que lo que no te gusta cambie y tener lo que quieres tener, la única responsable de tu infelicidad eres tú chiquilla y te lo digo porque yo viví un momento similar así que deja atrás la pereza y los miedos y ponte a la tarea. un besito

Prigkinissa dijo...

ME gustaría tener más tiempo para currarme el comentario, pero prefiero escribirte ahora que no hacerlo nunca, como me ocurre a menudo. Prefiero estar bajo la luz del foco mal vestida que mantenerme entre las sombras por miedo a no estar impecable.

En primer lugar, eres una persona atrayente para , al menos una veintenade personas ( posiblemente más), y eso no lo puede decir casi nadie.

Me siento identificada con tus miedos, especialmente con el de que se me caigan los dientes y el miedo a la soledad. Por supuesto, tampoco me libro del miedo a no hacer nada importante en la vida, a que después de muerta sólo quede de mí un puñado de cenizas. Este último no es más que una continuación del trauma del ser humano de no poder ser eterno.

Las cosas importantes no tiene que ser aquellas que la sociedad considera dignas de registrar en un libro de historia. Las cosas más importantes están en el día a día, son aquelaas que hacen sonreir a otra persona. pOR ESO, YO ADMIRO MÁS A LOS VOLUNTARIOS, A PERSONAS COMO MÓNICA, QUE A ARTISTAS COMO DALÍ.


Creo que en la maleta que llevaste a Asterdam te olvidaste de meter tus greguerías. En la capacidad de valorar lo "absurdo", se encuentra
la felicidad

misslunatica dijo...

Cómo va a ser anodina la existencia de alguien cuya perrita sabe hacer el pino...? Penca, no cuela :-)
Un beso guapita y arriba ese ánimo

Soah dijo...

Ummm... no te conozco de nada, pero no me creo para nada eso de que seas anodina, que vayas a pasar al olvido antes de la cuarentena o que vayas a acabar acariciando un gato, mirando por la ventana mientras llueve y recordando los wenos tiempos de primaveras y demás... Tienes un brillo especial (soy genial diciendo cursiladas), se nota en cómo escribes, así que los que te conozcan más allá de los renglones deben verlo y apreciarlo... Espabila cielo, toda penkilla tiene sus bajones y sus subidas, y las dos cosas son únicas y maravillosas... Weno, ya me desahogue yo tb... Besetes y sigue pululando x los madriles, a lo mejor tengo suerte y un día me choco contigo

Ondie dijo...

A veces no hace falta ser un gran escritor, ni un gran músico...a veces lo único que importa son sonrisas, miradas y recuerdos de noches de verano con amigos...
Procura dejar de estas cuanto te sea posible, porque seguro que así quedara tu recuerdo

Hada Gris dijo...

¡Un beso enorme, tontorrona!

La tejedora de sueños dijo...

¡No sé cómo puedes decir que no eres una persona valiente! El problema, como me pasa a mí siempre, es que llegamos a infravalorarnos tanto que nos creemos el papel que nos asignamos. Y no hay crítico peor que uno mismo... Todo lo que te quiero decir intentaré también aplicármelo a mí misma y ya sé que es muy difícil. Pero, si uno no se cree capaz de hacer algo grande, jamás lo hará. Mira Cervantes o Kafka (ya sabes a lo que me refiero). A mí me da miedo creerme una mediocre toda mi vida y comportarme como tal. El problema es desperdiciar unas cualidades potenciales como las tuyas que son, no hace falta que se lo diga a quienes te conocen, muchas (inteligencia, fantasía, imaginación, creatividad, sensibilidad y espíritu crítico). El problemas es desperdiciarlas si las desdeñamos. El problema es que todo el mundo que está a tu alrededor y que te queremos mucho las vemos a miles de leguas.
En cuanto a la soledad... Uf, en fin, parece que hasta en los mismos pensamientos pesimistas estamos unidas... No sé, yo también me veo sola durante mucho tiempo, la verdad, pero cada vez me lo tomo con más estoicismo. La pena que me da es que, en estos tiempos superficiales, la gente no vea más allá de sus narices... Pero, yo aún me resisto a acabar con cualquier mediocre... Y la lucha es desesperante porque el tiempo corre y corre. Pero, cuando lo encontremos sabremos que, al menos, no era una persona mediocre. A pesar de que... el amor sea eterno mientras dure... Y si nos equivocamos pues, mira, somos humanos....
Un beso muy fuerte y recuerda que el amor es algo más que el afecto a una pareja, aunque nos quieran vender la moto constantemente. Y tú, desde luego, nos tienes enamorada a todos los que te queremos sinceramente. Nosotros jamás te dejaremos sola (aunque quede cursi).

La tejedora de sueños dijo...

Por cierto, a mi niña Prigknissa... Sara, yo no soy una persona a la que deberías admirar... Me queda como grande...(sabes que no lo digo con falsa modestia). Un beso

Montse dijo...

Hola Emperatriz...
Yo te leo hace tienpo y me asomo de vez en cuando aunque a veces no escriba, ysi te sirve nunca creí que fueras una amragada, es mas siempre la imagen que me viene es de una niña risueña y seguro que encantadora...
Un beso

Anónimo dijo...

Virgen del amor hermoso como estas ,como bien dice Mara para pegarte una leche no seas tan dura contigo misma .Mira yo tengo perro gato hijos marido de tooo por tener tengo hasta una edad que ya ya momentos de soledad seguro ,realmente los recuerdos que queden despues que no este me da igual los que me importan son los del presente.

Anónimo dijo...

simplemente por el hecho de existir ya eres única e irrepetible y ,hagas lo que hagas,siempre dejarás tu huella allá donde vayas,anque no hagas cosas muy espectaculares,porque son las cosas pequeñas las que sustentan el mundo.

Anónimo dijo...

Cómo leches habré llegado hasta aquí? He leido unas cuantas entradas, las últimos en concreto.
Eres una mezcla demasiado perfecta de dos personas que conozco, que son (casi) solo una... Alucinante!

Tienes 22? Ya seria demasie

Vil dijo...

He llegado a tí por casualidad, y creo que estás leyendo mi mente cuando escribes muchas de tus frases. Yo creo que nuestro legado lo fabricamos a diario, y hasta en mí dejarás huella.

Rebe dijo...

Penquita!!!!
Que te habia leido pero no habia escrito nada!!! Ahora ya no sé que poner xq esta todo dicho!!!
No hace falta ser alguien famoso o hacer algo extraordinario para dejar algo tras de si. Si no todos nosotros también moriríamos en el olvido, y yo estoy segura de que no va a ser asi!!!!
1besazo preciosa y suerte con la cruzada contra los ratones!!!!

robasueños dijo...

Supongo que no ayuda demasiado que diga que casi todos nos sentimos así con frecuencia...

Firenze dijo...

Qué lunática ni bipilar ni qué leches... VIVA, hija, viva es lo que estás, gracias a Dios. Y nosotros fieles lectores que te disfrutamos... jaja

Un besazo guapa

estrella fugaz dijo...

A mí me pareces una persona atrayente, y dentro de veinte o veinticinco años me gustaría seguir viéndote.
Así que supongo que estas cosas las has escrito, sin creértelas completamente, en un momento de reflexión pesimista, porque al fin y al cabo, miedo a quedarnos solos, supongo que lo tenemos todos, e intentamos hacer lo necesario para que no sea así, y yo creo que tú vas por buen camino ;)
Un beso

Librepensador dijo...

Es la primera vez que entro a ti log, el viento me trajo hasta aquí.
Capté perfectametne tu idea, se que no sos "amargada ni bipolar", hay momentos en los que uno necesita desahogarse y gritar.
Me fascina la forma en que lo hiciste.
Saludos

Librepensador dijo...

Te lo tome prestado....