sábado, 30 de enero de 2010

Una suerte de huevo kinder

Hoy puedo escribir del elefante rosa que va en coche por Madrid...

...Eso quiere decir que tengo el día bueno.

Últimamente casi todos los días son buenos. O muy buenos.

Claro que siempre hay días en que se te escapan todos los metros en las narices,
hay incertidumbres, miedos, desavenencias,
hay personas a mi alrededor que lo pasan mal y yo lo paso mal también,
hay sueños feos como nadar por un río sorteando vacas muertas,
hay el vacío blanco que a veces asoma la nariz
hay días malencónicos, días fríos...

...Pero el resto del tiempo es como primavera.

Es posible que haya encontrado algo parecido a ese equilibrio, a esa serenidad que tanto buscaba. A veces pienso que no puede ser mejor que ahora, porque he conseguido todo lo quería y me siento bien. Es posible que mi vida esté todo lo llena que puede estar. Es posible que sea muy poco ambiciosa. Me basta con que me quieras, con despertarme a tu lado y que me des besos, y planear viajes, hacer galletas en casa, recortar y pegar cartones mientras escuchamos canciones pasadas de moda... Soy feliz con todo eso. Hoy no puedo desear nada más.

4 comentarios:

Mara dijo...

Precioso, penqui. Lo de abajo con el asterisco no se lee nada!!
Yo últimamente tb tengo sueños muy feos, que procuro olvidar en cuanto despierto... pero para mí también ha llegado la primavera ;) ¡Ya te contaré! Un besito, me alegro tanto de que seas tan feliz!!

La Penca dijo...

Mara: ¿La primavera? ¿Pero amor de primavera? Jajaja... ¡Ponme al día! Lo de abajo no consigo cambiarlo para que sea, no sé... Ya probaré luego otra vez. Un besito :)

Reikjavik dijo...

Y es que hay veces que la felicidad es mucho más fácil de conseguir de lo que pensamos.

Anónimo dijo...

que bonita es la primavera

:)

un beso obeso