sábado, 6 de febrero de 2010

The beginning of happiness

"So, this is the beginning of happiness. This is where it starts. And of course there will always be more. It never occurred to me it wasn't the beginning. It was happiness. It was the moment. Right then". The Hours.


No se es feliz, se está feliz. Para eso tenemos en español dos verbos, ser y estar, además de para liar a los guiris muchísimo. Se está feliz un poco intermitentemente, a ratos, a tardes. A muchas tardes. Hay tardenoches para recordarlas y saborearlas luego, cuando ha pasado un poco de tiempo.

Tardenoches de regalo, así como la de ayer. Sin nada que hacer. Sólo recordarnos mutuamente lo que ya sabemos. Y mirarte y notar el nudo en la garganta y el chisporroteo que me recorre el cuerpo desde la punta del pelo hasta las uñas de los pies, como si fuera la primera vez que me miras así con esos ojos brillantes y como si acabásemos de estrenar besos. Y no notar el tiempo que pasa muy deprisa. Y preparar crêpes para cenar mientras oímos a Cyndi Lauper. Y dormirnos encajadas como dos cucharas y darte besos cuando estás dormida sin que te des cuenta. Y pensar que es algo parecido a la felicidad. Y no desear nada más, en ese momento, nada más que estar contigo.

...........................................................................................

Editado: Por fin he tenido oportunidad de comer en el archifamoso chino de la Plaza de España, restaurante encantadoramente cutre y literalmente
underground, en palabras de Haizea.
Por ser un acontecimiento de enormes proporciones en nuestras vidas, no podía menos que mencionarlo aquí, aunque sea de pasada. También hemos estado en La Paca. Y en La ópera flotante. Esta tarde, Scrabble en el Manuela y mañana, visita a los impresionistas.

8 comentarios:

Mara dijo...

¡¡Ay qué pechá a llorá de alegría cuando leo estas cosas!! Dormir encajadas como dos cucharas... qué precioso! El amor, sin duda, es lo que te hace ser/estar feliz siempre.

La Penca dijo...

Mara: Sí... :) Me voy a hacer yo también fan de la palabra pechá, malaguita malaguita. Un besito.

Hada Gris dijo...

Mmm... me sabe familiar todo esto. El escuchar a Cindy Lauper, drir comodos cucharas y sólo querer estar con.

Sabes que las horas es una de mis películas favoritas.

Mafalda dijo...

ais :(
qué bonito

Firenze dijo...

Jo, me has hecho casi llorar, qué bonito y qué envidia Penquilla!!!

No te olvido, muaks

Fi

La Penca dijo...

Hada Gris: Las horas es una gran película... Yo es de las que veo cada equis tiempo...Un beso.

Mafalda: :)

Firenze: Ay, qué ilusión tenerte por aquí y que no me olvides... Qué alegría ver que me lees. Un beso grande :)

La Vice dijo...

Adela, el otro día cuando nos vimos por casualidad te encontré muy guapa. Ahora lo entiendo todo! ¿cuándo la conoceré?

La Penca dijo...

La Vice: ¡Qué ilusión tener comentario tuyo! Pensé que ya no me leías... Claro que sí, cualquier día te la presento ;) Un beso muy grande.