sábado, 20 de enero de 2007

Sombras

Releyendo un libro de un conocido poeta malagueño (que he tenido un poco olvidado en estos últimos meses), me he encontrado con este espléndido estudio sobre las sombras...

Cuenta Plinio el Viejo de un país poblado por sombras sin hombres.

En el gran Concilio de Alejandría, los Padres de la Iglesia discutieron vehementes la cuestión de si al morir el cuerpo también muere la sombra.

La sombra más libre es la del pájaro, que no llega a tocar el cuerpo del que es sombra.

Los amantes exactos tienen una sola sombra.

La sombra de la palabra es el eco.

Cuenta Tácito haber visto un perro huyendo de su sombra que le ladraba furiosamente.

El hombre puro no tiene sombra.

Y esgrimiendo el arma me dijo: ¡La sombra o la vida! Mas yo, que generalmente presto poca atención a los protocolos y a los usos antiguos, me oí responderle: La sombra es mía, llévese la vida. Y desde entonces ando pegado a las paredes.

SOMBRAS. Rafael Pérez Estrada.

14 comentarios:

Ripley dijo...

Precioso; me ha encantado. Gracias por compartirlo. un besito

Pequeña Mara dijo...

Qué bonito penca... Me ha recordado a un poema de Salinas "Volverse sombra"

Volverse sombra
es dulce para el cuerpo suicida
que se deshace porque nazca ella.

UN BESO CON SOBREPESO!!

Maine dijo...

Y qué decir de la sombra de Peter Pan, una de las más famosas... ¿Qué tal anoche? Al final no pude asistir, espero que me echárais mucho de menos, jeje, pero a la próxima me apunto. Ánimo con esos exámenes, un beso.

Hada Gris dijo...

Greguerías, greguerías, GREGUERÍAS!!

Nigro dijo...

Los vampiros no tienen sombra. Creo que es lo que cuenta Van Helsing a los allí presentes cuando les explica que es un no-muerto. Ya hace muchos años que leí el libro y no me acuerdo muy bien.
De pequeña siempre intentaba pisarme la sombra, pero se escapaba...

Bohemia dijo...

Wow, un texto lleno de sombras pero hermoso. El final me ha encantado...Un beso cielo!

diciembre dijo...

Emperatriz como siempre es un auténtico placer leerte. Un beso!

Joup dijo...

La sombra es miaaaaaaaaaaaa

Hester Prynne dijo...

Querida amiga:

Hoy estoy aquí para pedirte que entres en el enlace al que vinculo este comentario para participar en un post que no deseo escribir yo sola. Te lo pido a ti y se lo pido a todas las personas que están leyendo este comentario. Corred la voz, decídselo a vuestros contactos, nos tienen que escuchar… ¡Os veo en La Letra Escarlata, gracias!

todoslossecretos dijo...

Qué bonito. Andar pegado a las paredes parece buena opción. Besos

Montse dijo...

Me quedo con "La sombra de la palabra es el eco".
Un beso

La Emperatriz Penca dijo...

Ripley: De nada...A ti por leerlo ;)

Pequeña Mara: ¡Ay, Mara! Precioso el poema de Salinas...No lo conocía. Tienes toda la razón, es un dios (uno de tantos)...

Maine: Sí, falta la de Peter Pan. A mí es una sombra que me llama mucho la atención (igual porque yo soy un poquito como Peter Pan). Y sí, a la próxima salida nocturna espero que ni faltes tú ni falte yo. Besos.

Hada Gris: Ja, ja, ja. ¡Au, pena, penita, pena! Estas palabras son aun mejor que las greguerías.

Nigro: Yo también intentaba pisarme la sombra cuando era chica...Je, je, je. No sabía lo de los vampiros. Gracias por pasarme esa información, me interesa. Y como siempore, gracias por comentarme. A ver si hablamos alguno de etsos días por el msn...Aunque con estos exámenes entro menos.

Bohemia: El final es genial ;) Un beso a ti también.

Diciembre: Muchas gracias :) Besos.

Joup: ¡Ja, ja, ja! No te creas, no es tan nuestra como parece ;)

La Emperatriz Penca dijo...

Hester Prynne: Me pasaré a ver luego...

Todoslossecretos: Sí, no es una mala idea. Je, je, je.

Montse: Ya, es genial...Hay más de un@ que ya se ha pedido esa ;) Besos.

TrIbAdE dijo...

La sombra... a veces una persona se convierte en tu sombra y a veces te alegras de ello y otras veces sientes repulsa por ello, quién soy yo para decir si es bueno o malo, pero ya desde dibujos infantiles como Peter Pan hacen uso de esta paradoja q es la sombra. La historia preciosa, gracias por compartirla