lunes, 5 de marzo de 2007

Está ahí

Se avanza dando una zancada larga hacia delante y un paso pequeño hacia atrás. (Aunque avanzar y retroceder son conceptos vagos, y todo depende de dónde partas y con qué propósito). El día es más cálido pero la noche sigue siendo igual de fría. ¿O soy yo la que tengo mucho frío? Las mariposas en el estómago nacen, crecen, se reproducen y mueren rápidamente. Probablemente pasado mañana estén más que muertas y descansando bajo sepultura. (O eso espero).

Ahora es una época rara: se producen cambios por todos sitios y a una velocidad vertiginosa. Los árboles vestidos de novia conviven con los árboles de ramas arteriosas que multiplican sus delgadísimos capilares siempre hacia arriba. (Y las urracas que se posan sólo arriba. ¿Por qué? Ansias de grandeza, probablemente). Y el cedro que se ve desde mi ventana, siempre con las ramas lánguidas aun cuando hay días en que la vida es simplemente un acontecimiento apasionante (hoy no, pero gran parte de los días sí son así). A veces me gustaría comprenderme un poco mejor a mí misma. Pero ni yo misma soy capaz de entender todos los cambios que se producen a mi alrededor. Por fortuna siempre podemos refugiarnos en lo sublime: en el espectáculo de la naturaleza, en los acordeonistas del metro, en La vida es sueño de Calderón.

He localizado un unicornio en el cuadro de El Bosco. Hay que mirarlo con atención: está ahí (en el Paraíso, naturalmente).

8 comentarios:

Pequeña Mara dijo...

Ya sabes q yo con los árboles vestidos de novia y las urracas lloro d la emoción y el cedro q se ve x tu ventana es una maravilla. Qué suerte tienes d tener esas vistas tan bonitas! En cuanto a ti espero q se pase esta época rara y de cambios, xo piensa penquilla q a veces los cambios son xa mjor. Un besito!

elena dijo...

hola penquilla

yo creo que little mara tiene razón, los cambios suelen ser para mejor, ya sabes la metamorfosis y esas cosas...

se nota que es casi primavera, eh?

cuando querais os hago una tortilla desestructurada.. venirze!!

besos

La Emperatriz Penca dijo...

Pequeña Mara: No sé si para mejor...Son demasiados cambios y difíciles de asimilar. Lo de los árboles ya sabes que a mí también me deja boquiabierta ;)

Elena: ¡Penca, dichosos los ojos! Yo me apunto a esa tortilla desestructurada. Mi profesora de sintaxis también la sabe hacer, aunque le faltará probablemente el toque penco.

Hangelus GiRL dijo...

¿Qué diferencia estriba entre lo bello y lo sublime? Volvemos la vista a la lexicografía o nos perdemos por los ilimitados senderos filosóficos.

Kant, I. , "De lo bello y lo sublime" -- Lo sublime conmociona, hace llorar, como mi ópera favorita, Madame Butterfly

Eco, U. , "Historia de la belleza" -- Especialmente bello

¿Lo estético es ético? ¿Qué pasa cuando el arte no es bello?

Ortega y Gasset, J, "La deshumanización del arte"

Siento mi disertación, pero es que tu post me ha inspirado.

Alnitak dijo...

Yo creo que todo va bien mientras haya cambios, cuando no los hay por muy bien que te encuentres en esa situación, a la larga la situación aburre, se descuartiza, y se pudre, y aparece sentada a tu lado en el sillón, preguntándote por qué te negaste a los cambios de la vida.

Hada Gris dijo...

Calderón, el Bosco...

¡¡te quiero mi penquita!!

Montse dijo...

todo cambia alrededor, el exterior y una parte del interior se manifiesta como la aparición de color , de mariposas (estomago), menos mal...
Un beso emperatriz

oktomanota dijo...

genial el blog,no se como lo currais para estas cosas , me sorprende