lunes, 21 de septiembre de 2009

Conocerte

Hace hoy justo un año, quién me lo iba a decir, yo iba a empezar a enamorarme y no lo sabía.

Me acuerdo de cómo ibas vestida, de las cosas que me contaste. Era domingo. Estuvimos en el Areia y después, cuando ya habían cerrado casi todos los bares de los alrededores, nos hicieron un hueco en el Manuela, pero yo me pedí una cerveza en vez del clásico cóctel Acapulco.

Yo pensé que qué chica tan maja y tan dulce. Pensé que quería seguir conociéndote, conocerte mucho más.

Entonces no sabía todavía que tenías la piel de stracciatella ni que tus besos me darían cosquillas. Mucho menos llegué a imaginarme, justo en ese momento, que llegaría a quererte así, con ese amor tan enorme que a veces no se puede explicar...

...Menos mal que no tuve que esperar a abril.

6 comentarios:

manceba dijo...

...qué bonito!

Reikjavik dijo...

Precioso, y ojalá dureis mucho más. En el fondo, cuando surge el amor nadie le dice que no.

Besos.

Mara dijo...

Ayy María que llorooo!!!! Qué preciosooo!! Yo es que me emociono con estas cosas... Me das mucha envidia, pero de la sana jajaja!
Y cómo pasa el tiempo, casi da miedo! Un besito!!

Francisca dijo...

Extraño Pero Bueno

Noelia Mussol dijo...

que viva el amor, penqui!!!!!!
mil besitos de colores para las dos!!! y ánimo con la carrera, cuando termine...sabrás lo que has de hacer en el momento en que necesites saberlo.

Anónimo dijo...

me alegro hasta el infinito y vuelta...

besos verdes para las dos

elena penca